• Novedades

Guía Complementaria para la implementación de programas de integridad en Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs)

El 12 de noviembre de 2019, la Oficina Anticorrupción (OA) publicó la Guía Complementaria para la implementación de programas de integridad en Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs), que viene a complementar a la Ley N° 27.401 Régimen de Responsabilidad Penal aplicable a las Personas Jurídicas Privadas, y a los Lineamientos para la Implementación de un programa de Integridad. En Argentina existen alrededor de 850.000 PyMEs, 275.000 de ellas son personas jurídicas.

A partir de la entrada en vigencia de la ley 27.401 en el año 2018, las personas jurídicas son responsables por delitos relacionados con actos de corrupción, en los que hayan intervenido directa o indirectamente, o se hayan cometido en su nombre, interés o beneficio. Para esgrimirse de responsabilidad o atenuarla, la ley prevé una serie de requisitos que hacen al control interno de la organización, entre ellos, el diseño e implementación de un Programa de Integridad.

Los Programas de Integridad son obligatorios para efectuar determinadas contrataciones con el Estado Nacional, y opcionales como un recurso para salvaguardar la reputación, y demostrar el compromiso ético de cada empresa a nivel nacional e internacional.

La Guía prevé una serie de pasos para elaborar un Programa de Integridad, que se detallan a continuación:

(1) compromiso de la organización, para crear una cultura de integridad;

(2) evaluación de riesgos, para conocer ante qué riesgos se enfrenta cada empresa de que se cometa un delito de corrupción vinculado a su organización;

(3) plan de acción, es decir, la selección de los elementos que serán parte del Programa de Integridad, la ley establece elementos opcionales a nivel orientativo, y prevé tres elementos obligatorios: (i) un código de ética; (ii) capacitaciones; (iii) políticas de integridad en la interacción con el sector público. Dentro de los elementos opcionales, la ley menciona: (i) designación de una persona responsable; (ii) canales de consulta y denuncia; (iii) debida diligencia hacia terceros;

(4) iImplementación, mediante esta etapa se pondrá en práctica el plan de acción mediante la asignación de recursos;

(5) medición de impacto y mejora, que consiste en medir las fortalezas y debilidades del plan de acción transcurrido determinado lapso de tiempo, lo que hará posible su actualización y mejora, de acuerdo al nivel de riesgos detectado;

(6) comunicación, interna y externa, reflejará el grado de información y transparencia de cada empresa frente a sus empleados y terceros, sobre sus políticas y compromisos, lo que llevará a construir una cultura de la integridad, lo que determinará el grado de éxito de un Programa de Integridad.

Para acceder a la Guía Complementaria para la implementación de programas de integridad en Pequeñas y Medianas Empresas (PyMEs), ingrese a

https://www.argentina.gob.ar/sites/default/files/guia_pymes.pdf